La windsurfista insiste en que “un embarazo y tener hijos no significa estar un poco acabada”.

Redacción thechampionsvoice.com

Blanca Manchón, windsurfista sevillana campeona del mundo antes y también después de tener a su hijo Noah en diciembre de 2016, ha insistido en que en España parece seguir vigente la (falsa) idea de que un embarazo y ser madre significa que una deportista de élite “está un poco acabada”.

Ya clasificada para los Juegos de Tokio, Blanca lleva tiempo lamentando esta mentalidad máxime cuando “hay deportistas madres con medallas olímpicas y se ha demostrado que volvemos más fuertes” tras dar a luz, siendo ella el ejemplo perfecto.

En declaraciones a la web oficial del COE, asimismo recalca que bajo su punto de vista “la imagen de una madre compitiendo” en unos JJ.OO. es “súper potente”.

Siempre en clave de conciliación, agrega que “todavía nos queda un pasito más para que todo pueda fluir y nosotras podamos tener nuestra cabeza enfocada al cien por cien en nuestro trabajo sin tener que hacer un Tetris total con la familia”.

Campeona del mundo antes y también después de dar a luz, habla de “Tetris familiar total”.

Blanca, de 33 años, buscará una medalla en Tokio 2021, 17 años después de su debut olímpico en Atenas-2004, copando el octavo puesto siendo una adolescente: “Creo que esa ilusión, esa motivación y esas ganas al final darán su fruto y harán conseguir lo que quiero”, asegura, aludiendo a un puesto en el podio, a poder ser en lo más alto.

Oros mundialistas y europeos ya tiene en Mistral (2005(2005), RS:X (2010/206) y Raceboard (2017) y uno olímpico sería lo más.

Las frases de Blanca Manchón, toda una ‘madre coraje’:

– “En España parece que se tiene el concepto de que una deportista que se queda embarazada y que va a ser madre es una deportista que está acabando su carrera, que está un poco acabada”.
– “Creo que se ha demostrado que hay madres con medallas olímpicas y que volvemos incluso más fuertes. No tiene sentido”.
– “Personalmente pienso que la imagen de una madre compitiendo en unos Juegos Olímpicos es súper potente, ya que demuestra muchísimos valores y muchísimas cosas”.

Confía en que su “ilusión” y “rabia” harán realidad su sueño de una medalla olímpica en Tokio.


– “Compaginar la maternidad con el deporte profesional es bastante difícil”.
– “Creo que todavía nos queda un pasito más para que todo pueda fluir y nosotras podamos tener nuestra cabeza enfocada al cien por cien en nuestro trabajo, en nuestra disciplina, en nuestro deporte, sin tener que hacer un Tetris total con tu familia, ya que generalmente se viaja mucho”.
– Su consejo a las deportistas madres: “Simplemente que se organicen, que confíen en lo que han planificado, que confíen en lo que le va mejor a ellas y que luchen con eso hasta el final, porque eso es lo que te hace estar tranquila, dar tu cien por cien y sentirte orgullosa de lo que has conseguido”.


– Su segunda participación olímpica: “La de 2004 fue simplemente para disfrutar porque el regalo ya era ir. Ahora iré con toda la experiencia del mundo en competir, sabiendo valorar unos Juegos, con la emoción que eso supone y con la rabia de lograr una medalla”.
– “Espero lograr mi medalla soñada en Tokio, serán unos Juegos especiales”.
“Eso sí, (iré) sin presión ninguna porque sé lo que me ha costado estar en unos Juegos y voy a valorar muchísimo y a disfrutar muchísimo la competición”.
– “Eso lo tengo asegurado en mi mente al cien por cien. Y creo que esa ilusión, esa motivación y esas ganas al final darán su fruto y me harán conseguir lo que quiero”.

Distinguida como Regatista del Año en 2010 por la Federación Internacional de Vela en 2010, Blanca valoró positivamente la convocatoria de ayudas para deportistas madres del CSD de junio pasado.

FOTO: CAPTURAS @blancamanchon / YouTube coe.es