La piloto catalana dice ser un “mini yo de mi padre” en cuanto a competitividad.

Redacción thechampionsvoice.com

Belén García es una de las tres pilotos españolas integrantes de la parrilla de las W Series de 2020, campeonato automovilístico exclusivamente femenino que en su segunda edición otorgará puntos para la Súper-Licencia FIA y que está pendiente de que Fórmula 1 y DTM concreten sus calendarios para fijar también el suyo en una temporada marcada por la pandemia de la COVID-19.

Como Nerea Martí, Belén logró su asiento en las pruebas de selección de Almería de septiembre pasado y se sumará a Marta García, cuarta en 2019 y que repite experiencia.

Además, la deportista catalana, de 20 años, competirá en la Fórmula Renault Eurocup, con el Global Racing Service, y, si su agenda se lo permite, en salto con pértiga, la otra gran pasión de la crack de L’Ametlla del Vallès(Barcelona).

Primera mujer en ganar una carrera de F-4 en Europa, en el Circuito de Navarra, en abril de 2019, Belén comenzó a rodar en una moto, siempre con su padre, de quien dice ser una ‘copia en miniatura’.

Después vinieron los karts, y los monoplaza: Belén saldó su primera temporada de alto nivel con el éxito que define a l@s fuera de serie y su gran objetivo responde por F-1.

Compaginará las W Series con la Fórmula Renault Supercup y el salto con pértiga.

Adicta a la adrenalina”, como asimismo se describe en declaraciones a wseries.com, y competitiva donde las haya, apretará el pedal del gas a fondo una vez haya luz verde para volver a los circuitos.

ASÍ ES, ASÍ PIENSA BELÉN GARCÍA ESPINAR

– “El deporte del motor ha formado parte de mi vida desde que puedo recordar”

Papá, el garaje de juguete y el kart

“Desde que tenía dos años mi padre me llevaba en su moto. Y si no estaba con él en la pista, yo miraba carreras en casa. Mis padres tienen un negocio de cronometraje en la Fórmula E y otros campeonatos importantes, y yo gritaba los números de los coches o motos que pasaban y los anotaba”.
– “Yo no jugaba con muñecas de pequeña. Tenía un garaje de juguete y una moto eléctrica. Construí un circuito con saltos para ella”.
– “Con 6 años me regalaron mi primera moto de verdad, una de motocross y que yo solo montaba por diversión. Con 9 años tuve mi primer kart. Mi padre se había comprado uno y yo dije ‘quiero uno también’”.

Aprender sobre la marcha, rauda y veloz

– “Con 15 años competí en el Campeonato de España por primera vez. Y ahí comenzó mi carrera como piloto, aunque mi carrera de verdad solo empezó el año pasado debido a cuestiones de presupuesto”.

De niña no jugaba con muñecas, sino con un garaje de juguete y una moto eléctrica.

Solo ocho carreras

– “Antes no podía ni soñar con competir a un nivel alto porque estaba lejos del alcance de la mano. Pero de alguna manera conseguí meterme en el Campeona de España de F-4. Cambié de táctica a mediados de temporada y a medida que mi confianza fue creciendo fui yendo más rápido”.
– “Primero gané una carrera, y después gané el título femenino. Fue cuando se llevó a cabo la selección para las W Series, el timing perfecto”.
– “Para mí la F-4 fue aprender. Comencé la temporada sin previo aviso, y poco preparada. Pero me percaté de que podía luchar e ir más y más rápido y eso se vio en los resultados y en la selección”.
– “Solo he afrontado 8 carreras en mi vida, por lo que a veces aún tengo que parar y pensar, pero ahora tengo la confianza de saber que hacer”.

La vena competitiva

“Lo de ser competitiva me viene de padre. Básicamente soy un ‘yo en miniatura’ de él. Ganar me da un subidón de adrenalina. Soy adicta a la adrenalina”.
– “Si algo me llama la atención, lo daré todo para ganar y para ser la mejor”.
– “Mi padre, mi hermana y yo hacíamos carreras de motos por el vecindario. Normalmente ganaba él, pero un día acabé la carrera junto a él. Significó mucho para mí. Nos encantan las competiciones de todo tipo. Partidos de fútbol, de baloncesto… lo que sea. Y siempre hacemos celebraciones al final. Es agotador, pero no lo cambiaría por nada”.

Salto con pértiga: el reto de la dificultad

– “He practicado el atletismo desde que tengo 6 años. Pero hace solo tres años que vi un entrenamiento de salto con pértiga en mi club. Pensé ‘hmmm, tengo que probar esto’”.
– “Lo que me gusta del salto con pértiga es que nunca dejas de aprender. Debes estar muy centrada en lo que haces, la posición de tu cuerpo, la velocidad de carrerilla y cómo de aproximas al listón. Me encanta la dificultad: me reta”.

La comida sana de mamá

– “Tengo un gimnasio en casa y entreno 6 días a la semana. Me encanta entrenar, así que no se me hace pesado”.
– “Mi madre es una cocinera maravillosa, por lo que mi dieta es muy equilibrada. ¡Vale su peso en oro!”.

Ni miedo, ni supersticiones

– “Si tienes miedo, no serás rápida. Necesito mostrarme que solo yo tengo el control y no dejar que me influyan otras cosas. Solo yo puedo actuar y cambiar cosas. Me gusta estar organizada y sigo una forma concreta para vestirme, pero no tengo rituales pre-carrera”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

– Thiago you are heavy. And fat. + HOLD. ME. HUMAN. – Yes Sir

Una publicación compartida de Belen Garcia Espinar (@belengarciaes) el

Llegó a la F-4 en 2019 sin previo aviso y arrasó: “Si tienes miedo, no serás rápida”.

Su perro ‘Thiago’

– “No sé qué haría sin él. Si pudiera, me lo llevaría a todas las carreras”.

‘Schumi’, Leclerc, Verstappen

– “No tengo un ídolo como tal, pero siempre he admirado a Michael Schumacher. Me gusta cómo piensa Charles Leclerc y la agresividad de Max Verstappen. Intento fijarme en los puntos fuertes de cada piloto y aplicarlos a mi propia forma de conducción”.

¿Tiene ‘plan B’ para la vida?

– “Sí, estoy en mi segundo año de Ingeniería Telemática. Esto es lo que me apasiona al margen de las carreras. Disfruto pensando en nuevas maneras de hacer lo que se está haciendo actualmente. Creo que eso casa con la forma en la que las W Series ven el mundo”.

FOTO: CAPTURAS @belengarciaes