Extraordinario gesto de Avery Bradley (Los Ángeles Lakers), y su esposa Ashley, donando suministros por valor de 30.000 dólares USA (unos 25.572 euros) para ayudar especialmente a las mamás trabajadoras en la ‘wubble’, la ‘burbuja’ de la WNBA en Bradenton (Florida).

Cabe recordar que debido a la pandemia de la COVID-19 tanto la NBA como la WNBA de 2020 se han disputado íntegramente en un escenario único, con los y las jugadoras encerrados durante semanas para evitar posibles contagios.

En la ‘wubble’ quedaron ‘enclaustrados’ también los hijos de algunas de las baloncestistas mientras otras compañeras contaban con al ayuda de familiares para poder cuidar de los suyos.

Avery, de 29 años, lleva casado con Ashley desde 2015 y ambos han querido facilitar un tanto una conciliación más complicada que nunca por la emergencia sanitaria.

Bradley decidió quedarse en casa y vio la conquista del título NBA por parte de su equipo desde casa: el deportista no quiso dejar sola a su mujer al cuidado de su hijo con dificultades respiratorias, anteponiendo, pues, la familia, al deporte.


Sin embargo, como ha revelado Forbes.com, acabó marcando la diferencia a nivel humanitario: muy activos en causas sociales relacionadas con WNBA y NBA, pidieron una lista con los productos y juguetes más necesarios en la ‘wubble’ y donaron esos 30.000 $ para el abastecimiento.

Grandeza con mayúsculas, que su equipo quiere honrar entregándole sí o sí una réplica del anillo de campeones que él no dice merecer.

FOTO: CAPTURAS @Lakers / @LVAces