Asisat Oshoala ganó su cuarto Balón de Oro de África, añadiendo a sus 25 años el trofeo correspondiente a 2019 a los ya conquistados en 2014, 2016 y 2017 e igualando el récord de su paisana nigeriana Perpetua Nkwocha(2004, 2005, 2009 y 2011) y de los exbarcelonistas Samuel Eto’o (2003, 2004, 2005 y 2010) y Touré Yaya (2011, 2012, 2013 y 2014), siempre por lo que respecta al palmarés desde 1992, que cuando la CAF (Confederación Africana de Fútbol) pasa a conceder el galardón.

La crack del Barça y de las Súper Águilas no pudo asistir a la ceremonia de entrega de los premios en la ciudad balneario egipcia de Hurghada, donde el propio Eto’o fue uno de los presentadores, elogiando, siempre en presencia de los presidentes de ambos organismos, “la gran labor que FIFA y CAF están llevando a cabo con el fútbol femenino”.


Asisat superó en la votación final a la sudafricana Thembi Kgatlana, condecorada en 2018, y a la camerunesa Ajara Nchout, y reaccionó a su triunfo vía redes sociales con un “Al-ḥamdu lillah, expresión árabe que significa “alabado sea Dios”, y una ristra de emoticones con una cara de la que brotan lágrimas se entiende que de emoción.

También aseguró sentirse “orgullosa de ganar el trofeo por cuarta vez. Gracias a Dios, a mi familia, mis amigos y a los aficionados por vuestro apoyo. Y un gran agradecimiento a mi club, a mis managers y a mis compañeras tanto de selección como de club y por supuesto a la CAF por la oportunidad” de ser reconocida en y por su grandeza.


Oshoala no solo es una fuera de serie en el campo y una goleadora ahora mismo empatada en el segundo puesto de la tabla de ‘cañoneras’ de la Primera Iberdrola con 10 goles en 13 partidos, también es una campeona en cuanto a solidaridad y labor de empoderamiento de las niñas, adolescentes y mujeres futbolistas: recientemente puso patas arriba a todo su país con un evento de su Fundación.

Asisat es, en definitiva, una fuerza de la naturaleza como deportista y persona, un pilar del Barcelona de Lluís Cortés y la incansable líder su selección. Como dijo Eto’o en Egipto, “enhorabuena”. (CAPTURA:  @NGSuper_Falcons)