Con Liz Cambage, pocas bromas: hija de padre nigeriano y madre australiana, la pívot que compatibiliza WNBA y WNBL‘ aussie’ solo piensa en buscar la posición, tirar y anotar, da igual quien trate de impedírselo.

Liz, de 29 años, mide 2,03 m de estatura, pero sus movimientos son felinos y su actitud, la de un depredador: si en los partidos va siempre a por todas, lo mismo vale para los entrenamientos, incluso si su defensor es un hombre.

Plata con Australia en el Mundial femenino de España-2018, bronce en los Juegos Olímpicos de Londres-2012 y oro en los Juegos de la Commonwealth de Gold Coast-2018, la propia Cambage ha compartido el vídeo de una sesión preparatoria en Los Ángeles a las órdenes del ‘Master Trainer’ o Entrenador Master NBA Chris Johnson.


Con Johnson los y las estrellas del baloncesto profesional perfeccionan su técnica y fundamentos, en el caso de Liz frente a rivales exclusivamente masculinos, más bajitos que ella, sí, pero de los que se zafa aunque la agarren por la cintura para intentar frenarla o a los que hace un señor tapón.


También Chris ha compartido en redes sociales unas imágenes de Liz aplicándose de forma contundente para deshacerse del ‘abrazo’ de Corey, uno de sus defensores, y dejarle retratado.

Liz Cambage, jugadora de las New York Liberty desde 2019 y poseedora del récord de puntos anotados (53) en un partido WNBA, está actualmente con las Southside Flyers de Melbourne y asegura “echar en falta” esos ejercicios “dándolo todo con los chicos” en California.

FOTO: CAPTURA VÍDEO @ecambage  /@adidas