Ex palista, coach motivacional e influencer de 34 años, la británica realiza su reto en 5 meses por todo el Reino Unido.

Mientras Sarah Thomas, supervivente de cáncer, acaba de convertirse en la primera persona en cruzar el Canal de la Mancha a nado cuatro veces non-stop, Anna McNuff está metida de lleno en su reto de correr descalza la distancia equivalente a 100 maratones para animar a niñas y jóvenes a ser más aventureras, a creer en sí mismas y a luchar realmente, en la vida y como deportistas.

No es el primer desafío ultra de la británica, coach motivacional e influencer de 34 años, pero sí el más mediático por el protagonismo que están teniendo sus pies.

La propia Anna, que en su día ya cubrió Nueva Zelanda a lo largo o 17.702 kms. (11.000 millas) en Norteamérica yendo en bicicleta, tuvo que seguir un entrenamiento específico de 18 meses para cambiar su técnica de pisada y poder afrontar así los 4.216 kms. (2.620 millas) que recorrerá en 5 meses, con salida en las Islas Shetland el pasado 2 de junio y llegada a Londres prevista para el 10 de octubre.

Entrenó durante 18 meses para cambiar de pisada y habituar huesos y terminaciones nerviosas a todo tipo de calzada.

Para no destrozar sus pies, cada uno de los cuales tiene 26 huesos y unas 7.000 terminaciones nerviosas, comenzó a trabajar con unas zapatillas de jogging minimalistas. Poco a poco fue endureciendo las plantas y fortaleciendo tobillos, rodillas y caderas para poder afrontar cualquier tipo de terreno y evitar problemas físicos fruto del impacto.

Además, corrió la última Maratón de Londres descalza, acabando con un llamativo crono de 3 horas 44’.

Como ha explicado en Euronews, “al principio cubría unas 50 millas (80,4 kms.) a la semana, pero después ya eran 22 millas (35,4 kms.) al día”, frente a los 42,195 kms. de la mítica prueba de larga distancia.

Una vez en en ruta, Anna invierte unas 6 horas en completar cada tramo maratoniano (41,195 kms.) y ya ha pasado por Escocia, Irlanda y Gales; en su ruta también están las Islas de Man y de Wight, Jersey y Guernsey.

La joven, que lleva a cabo su reto #BarefootBritain sobre carreteras asfaltadas, caminos de tierra y vías repletas de piedras, es embajadora de Girlguiding UK, la principal organización benéfica del Reino Unido a favor del empoderamiento de las niñas, y cuenta con el apoyo de la AA (Asociación del Automóvil).

Anna McNuff quiere ser un ejemplo de superación tangible para las chicas: compartidas en las redes sociales, las imágenes de sus pies con cortes, bolsas de pus y golpes dicen más que mil palabras.

FOTO: CAPTURAS @AnnaMcNuff