Los dos levan 17 temporadas y 4 títulos en el basket profesional, pero la diferencia es abismal.

Redacción thechampionsvoice.com

Vivo debate en las redes sociales y más allá a raíz de un tuit que comparaba los salarios base de Sue Birdy de LeBron James y las primas percibidas por ganar, respectivamente, la WNBA-2020 con las Seattle Storm y la NBA-2020 con los Lakers: las diferencias son abismales.

Tanto Bird, de 40 años recién cumplidos, como LeBron, de 35, suman 17 temporadas en el baloncesto profesional USA y cuatro títulos cada uno, amén de numerosas distinciones.

Sue, desde 2017 pareja de Megan Rapinoe, ha logrado sus cuatro ‘alirones’ (2004, 2010, 2018, 2020) con las Storm mientras LeBron ha conquistado sus anillos con tres equipos diferentes, dos (2012, 2013) con Miami, uno (2016) con Cleveland y el último con Las Ángeles Lakers.

Sue (Storm) gana solo el 0,57% de lo que se embolsa LeBron (Lakers) y su prima equivale al 3%.

Sue Bird fue una de las grandes artífices del título de Seattle con sus récords históricos de asistencias en una campaña marcada por la COVID-19 y la lucha por la justicia social y LeBron fue proclamado MVP de la Final y el gran líder de un conjunto que dedicó su título número 17 a la figura de Kobe Bryant.

Los Lakers derrotaron a los Miami Heat por 4-2 en el Playoff decisivo, al mejor de siete, y las Storm dispusieron de Las Vegas Aces por 3-0 en una serie al mejor de cinco.

Dicho esto, vayamos con esa comparativa lanzada por Ryan Hodgson (@Ryanintheus) y que tanto revuelo ha provocado:

Salario base

Sue Bird: 215.00 dólares USA (183.525 euros)

LeBron James: 37,44 millones $ (31,95 millones €)

Prima por ganar la WNBA / NBA

Sue Bird: 11.356 dólares USA (9.693 euros)

LeBron James: 370.000 dólares USA (315.830 €)

“Por si pensabais que hemos alcanzado algún tipo de igualdad. ¡Reflexionad!” reza el texto del post, que no ha dejado indiferente a nadie.

Para otros la comparativa refleja que el deporte femenino no puede equipararse al masculino.

Para muchos, su denuncia, números en mano, de una clara desigualdad de pago y valoración clama al cielo y refleja una injusticia endémica en el deporte profesional.

Y para otros muchos esos datos son los que son porque la WNBA, y el deporte femenino en general, siguen lejos de la NBA y el masculino en cuanto a impacto, ingresos generados por publicidad y televisivos e incluso rendimiento producido.

En todo caso Sue Bird, que lleva el mismo número de temporadas y cetros que LeBron y que que es, como él, un pilar fundamental, gana apenas el 0,57% de lo que se embolsa LeBron James en concepto de salario.

Y en cuanto a la prima de campeonato, lo que cobra es el equivalente al 3% de la cantidad percibida por el actual GOAT de la NBA.

Como dice Ryan Hodgson, invita a reflexionar.

FOTO: CAPTURAS @Ryanintheus / @seattlestorm / @lakers